Foro Árabe Latinoamericano

Esta importante conferencia, que reunirá a líderes globales y generadores de opinión árabes y latinoamericanos, se llevará a cabo del 30 de noviembre al 2 de diciembre en Cartagena, Colombia. Esta conferencia procura enfocarse en construir una alianza Árabe-Latinoamericana para el desarrollo económico, cultural, e institucional, y en expandir el diálogo a través del establecimiento de escenarios que promuevan esfuerzos deliberados llamados a impactar de manera positiva en el desarrollo global.

La Conferencia se enfocará, además, en varias cuestiones cruciales que ayudarán a
dar forma tanto al diálogo como a proyectos prácticos que, esperamos, surgirán a
consecuencia de este importante y continuo intercambio. El foco de este diálogo
práctico orientado a la consecución de metas serán los asuntos comunes, desafíos y
oportunidades que enfrentan ambas sociedades, y la manera en la cual pueden
aprender y asistirse una de la otra. La Conferencia de Cartagena está llamada a
constituirse en otra pieza determinante en el marco de la conformación de una
relación dinámica entre el Mundo Árabe y Latinoamérica, a coadyuvar la creciente
asociación entre ambas sociedades, y a construir la base para iniciativas futuras de
seguimiento y cooperación con impactos positivos medibles.

Esta iniciativa tiene su origen en el Foro para la Paz en Medio Oriente, celebrado en
julio de 2010 en Cap Cana, República Dominicana, patrocinado por la Fundación
Global Democracia & Desarrollo (FUNGLODE) bajo el liderazgo del Presidente
Leonel Fernández. A este le siguió la Conferencia de San José sobre la Paz en Medio
Oriente, celebrada en marzo de 2011 en Costa Rica, y organizada por la Fundación
Global Democracia & Desarrollo FUNGLODE, la Fundación Arias para la Paz y el
Progreso Humano, y la Global Foundation for Democracy and Development, bajo los
auspicios de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, del ex Presidente
costarricense y Premio Nóbel de la Paz Oscar Arias y del Dr. Fernández. El resultado
de ambas conferencias consistió en importantes declaraciones reafirmando el
compromiso de los líderes latinoamericanos y organizaciones de la sociedad civil de
comprometerse en el proceso de paz en Medio Oriente. La Conferencia de Cartagena
será patrocinada por Fundación Global Democracia & Desarrollo (FUNGLODE), la Pontificia Universidad Javeriana, y la Universidad del Rosario. En adición, la Conferencia de Cartagena cuenta con el apoyo del Gobierno Colombiano.

La Conferencia examinará las bases para la consecución de mayor cooperación y
asociación en los campos académico, cultural, y educacional; desarrollo económico,
comercial, y de negocios; y desarrollo institucional, gobernabilidad/gobernanza, y
promoción de la paz. Para ello, la Conferencia reunirá, en un diálogo intenso, a
prominentes figuras y expertos de ambas regiones en las áreas mencionadas. Las
sociedades árabe y latinoamericana -con sus experiencias diferentes, pero
relevantes- tienen mucho por aprender la una de la otra, particularmente durante
este período de cambio en el Mundo Árabe y progreso continuo en Latinoamérica.

Eventos políticos, sociales, y económicos sin precedentes están transformando, de
varias maneras, los aspectos de vida en el Mundo Árabe. En las diversas sociedades
y en variadas formas, los árabes están jugando un papel mas activo como
ciudadanos comprometidos, sobrepasando los límites de identidades sectaristas,
clases sociales, opiniones políticas, género, y estilos de vida urbanos por oposición a
estilos de vida rurales. Este fenómeno se traduce en un trabajo constante que tiene
como objetivos el progreso y la conquista de cambios positivos.

Ciertamente, cada sociedad enfrenta desafíos proporcionales a su historia,
composición social, y desarrollo económico. Sin embargo, existe uniformidad en las
aspiraciones de alcanzar desarrollo económico y social, reforma política, estado de
derecho, pluralismo, buena gobernanza y tolerancia. Este momentum de progreso
está ganando terreno tanto a nivel popular como en diversos segmentos
gubernamentales de un grupo de estados árabes que procuran vías efectivas de
evolución hacia el desarrollo social, político, institucional, económico,
oportunidades para todos los ciudadanos, y una mayor cooperación regional para
paz y seguridad. De igual modo, en el marco de este dinámico periodo de cambio,
otros sectores del Mundo Árabe, a nivel de sociedad civil y de gobierno, procuran
mecanismos para acrecentar y afianzar los derechos individuales, los derechos de
las minorías y los derechos de la mujer.

Las experiencias árabe y latinoamericana tienen varios puntos de convergencia. Por
ejemplo, el número de habitantes árabes o de descendencia árabe en Latinoamérica
ronda entre 16 y 18 millones de personas. De igual importancia es el hecho de que,
en las décadas de los 80 y 90, varias sociedades suramericanas, en la mayoría de los
casos de forma pacífica, reformaron sus sistemas políticos y se embarcaron en
impresionantes programas de desarrollo económico de la mano de numerosos e
innovadores modelos. En países como Chile y Argentina, modelos pioneros fueron
desarrollados para facilitar la reconciliación y las reformas constitucionales que se
sucedieron. En Centroamérica, conflictos civiles y regionales fueron resueltos a
través del mecanismo de la mediación de líderes regionales e internacionales.

Prácticamente, todas las sociedades latinoamericanas son mas prósperas, vibrantes,
abiertas, tolerantes y pacíficas hoy en relación con décadas atrás. Al mismo tiempo,

dichas sociedades continúan construyendo ese momentum. En consecuencia, las
experiencias árabe y latinoamericana deberían ser la base para un diálogo
enriquecedor respecto de las oportunidades y peligros que enfrentan las sociedades
que dejan detrás la guerra y caminan hacia la transición, la construcción
institucional, reforma política y desarrollo social. El diálogo también debe
contemplar oportunidades para cooperación en políticas y programas de desarrollo
económico, innovación tecnológica, e intercambio cultural y social que fortalezcan
los vínculos árabe-latinoamericanos y beneficien a ambas sociedades.

Conjuntamente con los programas de desarrollo institucional, social, político y
económico, un pilar para la consecución de un cambio positivo en Medio Oriente ha
de ser la aceptación amplia de la paz como herramienta principal para resolver
conflictos. La necesidad de zanjar de manera pacífica las continuas luchas
regionales, en especial el conflicto Palestino-Israelí, es esencial para la estabilidad
regional y global. El carácter urgente de un acuerdo de paz que permita a dos
estados, Israel y Palestina, compartir fronteras en paz y con seguridad ha sido
reconocido por todos los actores internacionales responsables, incluyendo el
Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el Cuarteto de Medio Oriente, Estados
Unidos, la Unión Europea, y la Liga Árabe.

Los estados latinoamericanos se han comprometido a la promoción de la paz en
Medio Oriente a través de una serie de declaraciones de reconocimiento de un
Estado Palestino Independiente de acuerdo con las fronteras de 1967. Ello comenzó
con el Ex Presidente Arias y el Presidente Fernández. A partir de ese momento, casi
todos los Estados Latinoamericanos han reconocido a Palestina, aportando una
contribución vital para el consenso internacional sobre la necesidad de la creación
de dos estados como solución al conflicto Palestino-Israelí, de acuerdo con los
postulados de la legitimidad y el Derecho Internacional.

A través de un diálogo mas abierto con sus homólogos de Medio Oriente, los líderes
latinoamericanos pueden construir sobre esta base, estableciendo su compromiso
de contribuir a consolidar la seguridad y estabilidad globales mediante la
promoción de la paz y el progreso en Medio Oriente. De igual forma, al vincularse
con sus contrapartes latinoamericanos, los líderes árabes y de Medio Oriente
pueden aportar su visión sobre el período crucial de transformación dinámica en su
propia región a fin de ayudar a Latinoamérica a continuar construyendo el
impresionante progreso logrado en las últimas décadas.

En el marco de una relación de trabajo Medio Oriente/Latinoamérica, existen
innumerables e importantes oportunidades de crear una alianza para un orden
global y regional más estable, pacífico, próspero y dinámico. La Conferencia de
Cartagena será otro aporte fundamental en el desarrollo de este diálogo y la
construcción de una alianza entre las sociedades Árabe y Latinoamericana.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s