Declaración (Español)

 Declaración de la Conferencia de Cartagena para la Construcción de una Alianza Árabe-Latinoamericana para el Desarrollo y la Paz

Diciembre 2, 2011

NOTA: En la Conferencia para la Construcción de una Alianza Árabe-Latinoamericana para el Desarrollo y la Paz, celebrada en Cartagena, Colombia, del 30 de noviembre al 2 de diciembre del 2011, un grupo distinguido de líderes de América Latina y el Caribe y del mundo Árabe se reunieron a discutir las maneras para reforzar las relaciones entre ambas regiones. La Conferencia fue organizada por la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE), la Pontificia Universidad Javeriana y la Universidad del Rosario, y bienvenida por el gobierno Colombiano. Al final de la Conferencia, emitieron la siguiente declaración.

América Latina y el Caribe constituyen 34 estados miembros de las Naciones Unidas, y el mundo Árabe otros 23 estados. Juntos, representan aproximadamente un tercio de la comunidad internacional. América Latina tiene una población combinada de 550 millones de personas, y el mundo Árabe 350 millones de personas. Estas regiones tienen una oportunidad extraordinaria para construir una poderosa alianza para su beneficio mutuo, y una que reforzará a la comunidad internacional, las instituciones multilaterales, la paz global y el desarrollo.

El mundo Árabe y América Latina y el Caribe son muy importantes el uno para el otro como para no buscar una mayor cooperación. Numerosos aspectos de la relación entre ambas regiones ofrecen oportunidades significativas para expandir el dialogo y la alianza. América Latina y el mundo Árabe necesitan expandir los lazos comerciales, de negocios y de desarrollo económico; construir relaciones académicas, educacionales y culturales más fuertes; y examinar que pueden aprender de cada uno sobre buena gobernanza, creación de instituciones, paz y reconciliación. Los latinoamericanos de herencia árabe constituyen una base importante para construir esta alianza vital, reconectándolos con su herencia y conectando el mundo Árabe con sus países en este hemisferio.

En términos de negocios, y lazos comerciales y económicos, América Latina, el Caribe y el mundo Árabe tienen intereses complementarios en lugar de intereses en conflicto. Potencialmente constituyen mercados importantes para las exportaciones de cada uno. El mundo Árabe está experimentando un crecimiento poblacional y económico rápido, y es un mercado potencial para alimentos, agua y exportaciones culturales provenientes de América Latina. América Latina y el Caribe pueden servir como importantes mercados para la energía y demás exportaciones provenientes del Medio Oriente, así como un foco importante para la inversión de capital.

Sin embargo, en la actualidad, el comercio entre estas regiones constituye alrededor de un uno por ciento para cada una, respectivamente. Existen grandes oportunidades para inversiones públicas y privadas en cada una de las economías. Inversiones conjuntas, alianzas públicas-privadas, estrategias de inversión mutuas y otras formas para reforzar los lazos económicos entre América Latina y el mundo Árabe deben ser desarrolladas como una base crucial para reforzar los lazos y la cooperación.

Otro componente esencial para una nueva alianza, América Latina y el mundo Árabe es el fortalecimiento de relaciones académicas, educacionales y culturales. Hay una necesidad urgente de estudiar las identidades, culturas y, sobre todo, idiomas de cada uno para poder facilitar la comunicación y reforzar el entendimiento. La traducción de la literatura y los trabajos académicos entre ambas culturas es mínima y necesita atención urgente. Programas educativos para incrementar el conocimiento de la historia, geografía, logros y retos de ambas regiones son indispensables. Los niveles de intercambios académicos actuales son insuficientes y deben ser rápidamente reforzados para poder servir como una base fundamental para una comunicación intercultural más fuerte.

En el campo de la educación y la cultura, América Latina y el mundo Árabe pueden atraer un gran porciento de la juventud. Ambas regiones se caracterizan por un dinamismo único asociado con la juventud. Una relación más vibrante entre América Latina y el mundo Árabe debe movilizar ésta energía y conectar estos jóvenes entre ellos, desarrollando redes que crearán una alianza cada vez más profunda y amplia entre ambas regiones hacia el futuro. Intercambios estudiantiles, especialmente sobre una base a largo plazo, es un vehículo ideal para empezar a construir estas redes.

Sobre los asuntos concernientes a la buena gobernanza, la creación de instituciones y la paz y la reconciliación, el mundo Árabe y América Latina deben tener un diálogo fructífero y esclarecedor mutuo. El mundo Árabe vive actualmente un período de transformación dinámica, el cual está adoptando diferentes formas en diferentes sociedades Árabes. En las décadas recientes, muchos estados Latinoamericanos, particularmente de Centroamérica, también experimentaron transformaciones profundas, y hoy virtualmente toda sociedad en América Latina es más próspera, vibrante, abierta, tolerante y pacífica que lo que fueron varias décadas atrás. Por tanto, las sociedades latinoamericanas y árabes, con sus experiencias distintas pero mutuamente relevantes, tienen mucho que aprender de cada una, particularmente durante este periodo de cambio dinámico en el mundo Árabe y progreso continuo en América Latina.

Además, América Latina tiene un papel importante que desempeñar a nivel internacional para ayudar a resolver retos de desestabilización global, como el conflicto Árabe-Israelí. En décadas recientes, algunas partes de América Latina, particularmente América Central, resolvieron conflictos civiles e internacionales importantes a través del diálogo y las negociaciones, a menudo guiadas por líderes regionales y promotores de la paz, así como la comunidad internacional en general. América Latina ha hecho una contribución importante en los últimos años para la resolución del conflicto Árabe-Israelí a través del reconocimiento, de muchos de sus estados, del estado independiente de Palestina junto con Israel y reforzando el consenso internacional hacia una solución de dos estados. En el mismo espíritu, la Conferencia de Cartagena acoge la admisión de Palestina a la UNESCO y afirma el reconocimiento bilateral y multilateral de Palestina, ya que es un paso importante para la resolución del conflicto a nivel regional.

La construcción de una alianza Árabe-Latinoamericana más fuerte no es opcional en el entorno global altamente competitivo; es imperativa. Por tanto, la Conferencia anunció el establecimiento del Consejo para Relaciones Árabes con América Latina y el Caribe que será la fuerza impulsadora para la creación de una alianza ampliada Árabe-Latinoamericana.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s